Miembros del Parlamento Europeo alaban el proceso AVA en Honduras

Cuando Miembros del Parlamento Europeo visitaron Honduras en septiembre de 2017, quedaron impresionados con la claridad del propósito común que compartían los diversos actores que trabajan juntos para luchar contra la tala ilegal a través del Acuerdo Voluntario de Asociación o AVA, que Honduras está negociando con la Unión Europea.

Misael León, director del Instituto de Conservación y Desarrollo Forestal (ICF) by Fundación Democracia sin Fronteras

“Estoy maravillada escuchando a tantas personas de tan distintos ámbitos”, dijo Lola Sánchez, líder de la delegación de la Unión Europea. “Las comunidades indígenas, la empresa privada, sociedad civil, todos en el mismo carril, avanzando juntos”.

Sánchez, junto con cuatro miembros del Parlamento y otros tantos consejeros y funcionarios, había viajado a Danlí, una ciudad a 100km al este de la capital, Tegucigalpa, para reunirse con actores hondureños involucrados en la negociación del AVA.

Querían ver y escuchar, de primera mano, los avances que ha logrado Honduras, y a qué retos se enfrenta, a la hora de luchar contra la tala ilegal.

Los visitantes se reunieron con el director del Instituto de Conservación y Desarrollo Forestal (ICF), ingeniero Misael León, así como con representantes de organizaciones de sociedad civil, del sector privado, de pueblos indígenas y afrodescendientes y de pequeños productores de madera. Todos expusieron, de manera conjunta y consensuada, las razones por las que se han comprometido a llevar el AVA a buen puerto.

Honduras negocia el AVA desde 2013 con el objetivo de luchar contra la tala ilegal y promover el comercio de productos de madera legales. Desde el principio, su interés ha ido mucho más allá de la dimensión puramente comercial del acuerdo, y se ha centrado sobre todo en la mejora de la gobernanza forestal y los espacios de diálogo y discusión que la misma facilita. Los asuntos económicos han estado sobre la mesa, y también lo han estado los temas ambientales y sociales.

“Este tipo de iniciativas es la mejor manera de acabar con el comercio ilegal”, comentó Sánchez, quien además añadió que son “una oportunidad buenísima para empoderar a las comunidades indígenas, a las mujeres”.

Tras cinco rondas de negociación, Honduras y la UE están próximos a firmar el AVA. En octubre de 2016 se llevó a cabo la prueba de campo necesaria para identificar las tareas prioritarias que aseguren una implementación efectiva del AVA. Este importante paso es uno de los últimos antes de que pueda procederse a su firma.

Con eso y con todo, el AVA ya está conduciendo a cambios sustanciales en la manera de manejar los bosques en Honduras. Estos logros son especialmente notorios en un país que aún sufre las profundas secuelas de la crisis política que aconteció en 2009, y donde los defensores de los derechos humanos y el ambiente frecuentemente sufren amenazas y ataques violentos.

Uno de dichos cambios del proceso AVA es el mayor involucramiento de actores. “Hemos avanzado, para construir la propuesta de ley del Consentimiento Libre y Previamente Informado (CPLI), hicimos consultas con todos los pueblos organizados”, dijo Donaldo Allen, de la Confederación de Pueblos Autóctonos de Honduras (CONPAH).

La delegación de Parlamentarios ha sabido ver más allá y apreciar los valiosos avances logrados durante la negociación del AVA. Esto parece haber allanado el camino hacia su eventual ratificación: “Desde el Parlamento Europeo, den por seguro que vamos a apoyar y que, cuando llegue el momento de la votación, va a haber un apoyo tremendamente mayoritario", sentenció Sánchez. 

Desde la Fundación Democracia sin Fronteras, seguiremos apoyando la negociación e implementación del AVA con la vocación de hacer que el mismo contribuya a fortalecer la gobernanza forestal de Honduras.

Read the article in English